16 feb. 2014

Los dientes del lobo


Auditorio de la Universidad Vytautas Magnus  dedicado al Primer Ministro nazi Juozas Brazaitis. Quien envió a más de 30.000 judíos a los campos de exterminio alemanes. 
HOY me he ido a tomar unas cervezas con unos amigos al Alaus Sapnas Smukle. Sin duda uno de las mejores garitos de Kaunas. Una taberna donde se pueden degustar quizás las mejores cervezas de Lituania. En la barra de esta taberna sólo se sirven  cervezas que siguen procedimientos de elaboración tradicionales. Sin gas, ni colorantes, ni alcohol añadidos. En el Smukle no se puede beber ni Svyturys, ni Kalnapilis, ni Utenos . Que son probablemente las marcas más conocidas por el turista que visita Lituania. Las grandes marcas que dominan el mercado lituano han sido absorbidas por las multinacionales cerveceras. Y lo que elaboran es más bien una gaseosa con alcohol y colorante. Un producto muy alejado de lo que es una cerveza como Dios manda. Olorosa, sabrosa, alimenticia y sin burbujas. Pues bien, al entrar en la taberna nos hemos topado con un grupo de ultranacionalistas lituanos. Que llevaban ropa militar, barba de chivo y pelo largo y lucían la esvática y otros símbolos vinculados al nacionalismo tronado lituano. Los neo-nazis lituanos gustan de exhibir símbolos procedentes de las tradiciones religiosas y culturales de los pueblos paganos bálticos que habitaron estas tierras desde hace miles de años. Y una sentencia de un tribunal de Klaipeda declaró que la esvástica es un símbolo propio de los pueblos bálticos y por tanto puede ser utilizada libremente. El uso del martillo y la hoz está sin embargo prohibido en todo el país. Y su exhibición en público puede acarrear la detención por parte de la policía y la imposición de una cuantiosa multa. 

Los tipos que nos encontramos en la taberna pertenecían, sin duda, a la horda de neonazis que hoy ha invadido el centro de Kaunas. Porque hoy es 16 de febrero y se celebra la fiesta nacional que conmemora la primera independencia de Lituania. Independencia que se firmó un día como hoy en el año 1918. El Imperio Ruso había ya por entonces colapsado como consecuencia de la guerra y de la revolución socialista de Octubre. Un puñado de nacionalistas lituanos firmaron el acta de declaración de la independencia de Lituania. En el fondo lo que estaban creando era un estado títere integrado en el Ober Ost del Imperio Alemán. Que por entonces tenía ocupados estos territorios que habían formado parte del Imperio Ruso y de Polonia. Poco después, el 3 de marzo de 1918, Lev Trotsky, Comisario de Relaciones Internacionales del gobierno bolchevique, firmaba la paz de Brest-Litovsk en la ciudad bielorusa del mismo nombre. Lituania, como tal, había desaparecido de todos los mapas durante muchos siglos. Integrada a veces en Polonia o en el Imperio Ruso. Repartida y cuarteada decenas de veces entre sus poderosos vecinos. Y volvía a aparecer sólo como resultado de la extraordinaria situación generada por la Guerra Mundial. Y sólo de forma fugaz y como estado vasallo y totalmente sometido al Imperio del Káiser. El primer gobierno de la Lituania independiente, presidido por Agustinas Voldemaras, estuvo totalmente subordinado a los intereses del gobierno alemán del que recibió cuantiosas sumas de dinero para financiar el recién creado aparato estatal y, sobre todo, el nuevo ejército lituano que debería frenar la expansión del Ejército Rojo.  El Imperio Alemán estaba interesado en crear un anillo de estados títeres que sirvieran de barrera de contención contra el peligro comunista. La formación del primer ejército lituano se hizo con asesoramiento y financiación alemanes. Y fue integrado por voluntarios lituanos y  Freikorps alemanes. Ex-soldados alemanes, anti-eslavos y anticomunistas que nutrieron las filas de los partidos de extrema derecha germana en el período de entreguerras.  El Estado que nació de la citada declaración de independencia un día como hoy fue, en realidad, un estado títere y vasallo. Que nació para aplastar al movimiento obrero revolucionario organizado de manera endógena en la propia Lituania. Y para evitar la expansión de la experiencia soviética. El movimiento obrero estaba ya por entonces bastante desarrollado en Lituania, organizado en un partido socialdemócrata independiente, adherido a la Segunda Internacional Socialista, y uno de cuyos líderes, el socialista  lituano Vincentas Mikevicius Kapsukas acabaría fundando el Partido Comunista de Lituania. Kapsukas fue amigo de Rosa Luxemburgo y de otros líderes de la Segunda Internacional. Pero acabó alineándose con las tesis de Lenin, oponiéndose a la participación de los obreros en cualquier tipo de guerra imperialista y apostando por la internacionalización de la revolución proletaria socialista.

La manifestación de hoy estaba convocada por la  organización ultranacionalista Asociación Nacional de la Juventud Lituana (Lietuvių tautinio jaunimo sąjunga) y por otros grupos extremistas y encabezada por el ultraderechista Julius Panka, líder del partido político Unión Patriótica Lituana (Lietuvių tautininkų sąjunga), que cuenta con dos representantes en el Seimas o Parlamento lituano. Un antiguo skin-head tripón, con perilla de chivo y con cara de muy mala leche. Y que lidera nada menos que el partido que rigió los destinos del país durante el período de entreguerras. El partido del Presidente Antanas Smetona. Un político venerado por todo lituano de bien. Y que gobernó el país con puño de hierro. Incluyo en este post un vídeo producido por un canal local que reproduce las declaraciones de varios protagonistas de la jornada. En el vídeo se recoge la entrevista a un joven nazi. Que habla de la historia gloriosa de Lituania. Y de los patriotas lituanos que lucharon por la "libertad" del país. También se entrevista al profesor judío Dovid Katz. La bestia del nacionalismo lituano. Un judío Litvak que ha escrito abundantemente sobre la colaboración y participación entusiasta de una gran parte de la sociedad lituana en el exterminio de más de doscientos mil judíos en los tiempos negros en que este país fuera ocupado por las tropas de Adolf Hitler. Lo cierto es que ese episodio negro de la historia nacional no ha sido todavía bien digerido por la sociedad lituana. Que se niega a reconocer lo que ya todo el mundo sabe. Que gran parte de la sociedad lituana colaboró de forma entusiástica con los nazis. De hecho las primeras masacres de judíos habían sido realizadas por los propios lituanos antes de que los nazis ocuparan el país. La primera matanza de judíos ocurrió aquí en Kaunas. En la estación de autobuses. Y fue aquí también donde se creó el primer ghetto judío. Las autoridades lituanas, por entonces controladas por los ultranacionalistas, forzaron a los judíos que vivían en Kaunas a vivir agrupados en el distrito de Vilijampole. Al otro lado del río Neris. Después cortaron el puente que une este distrito a la ciudad. Cuando llegaron los nazis a Kaunas los judíos ya estaban allá concentrados. Encerrados en el matadero. Unidades especiales de matarifes lituanos, denominadas "Ypatingasis Burys", se dedicaron a masacrar judíos, gitanos y oponentes políticos. En Kaunas y a lo largo y ancho de todo el país. Quienes desfilaban hoy por Laisves Aleja (el paseo Libertad), en el centro de Kaunas, reivindicaban la memoria de quienes colaboraron con Adolf Hitler en la limpieza del país de judíos, gitanos y oponentes comunistas. Los neo-nazis quieren recuperar la memoria de Juozas Brazaitis, quien fuera Primer Ministro del gobierno títere impuesto por los nazis en 1941. El tal Brazaitis ordenó la deportación de miles de lituanos judíos a los campos de exterminio alemanes y sirvió fielmente los dictados de Hitler. La comunidad judía lo considera un asesino. Sin embargo las instituciones lituanas lo han "rehabilitado" y casi que lo han convertido en un héroe. Una universidad pública local tiene incluso un auditorio dedicado a su figura. Brazaitis murió en el exilio, en Estados Unidos. Y durante muchos años su nombre fue olvidado. Sin embargo, sus restos fueron repatriados hace unos años. Y el Estado lituano organizó una ceremonia en su honor. Con asistencia del por entonces Presidente Valdas Adamkus y del Arzobispo de Kaunas quien declaró que Brazaitis fue un gran hombre que "amó a Dios y a su país". Brazaitis fue responsable de la deportación de miles de judíos a los campos de exterminio alemanes. Y su gobierno organizó milicias que combatieron del lado de los nazis en Ucrania, Bielorusia y Polonia. La participación de milicianos fascistas lituanos fue muy relevante para aplastar la insurrección del guetto de Varsovia. Y los fascistas de Brazaitis también tuvieron un papel relevante como guardias de seguridad en el campo de concentración de Majdanek. Quienes desfilaban hoy por el centro de Kaunas se declaran sus herederos. Este año, sin duda, la manifestación ha sido un éxito. Nunca antes Kaunas había visto una manifestación neo-Nazi tan numerosa.

Un completo reportaje fotográfico de la manifestación de hoy puede verse en estos enlaces (aquí y aquí ) . El vídeo lo incluyo abajo.

Estadísticas de las Cartas desde el Este
 

30 dic. 2013

El juego de la oca

aaa
Candados de recién casados en un puente cercano al puerto de Odesa. Toda una tradición en el Este de Europa.

"Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi" (Il Gattopardo. Giuseppe Tomasi di Lampedusa)

DESDE la última carta que escribiera allá por junio ha llovido ya lo suyo. También he viajado algo desde entonces. En julio volví a deambular por las calles de Barcelona. Y a tomarme una cañas y unas tapitas con algunos amigos. Después de siete años sin que me vieran el pelo por mi tierra. El poco pelo que me queda. Barcelona y Catalunya han cambiado durante estos siete largos años de ausencia. De mi ya permanente exilio. Barcelona, como siempre, olía a mar y a carajillo. Y a pincho moruno y tintorro de tasca. Pero sin duda la ciudad que yo recordaba había cambiado. Casi me sentí un extraño en mi propia tierra. Por todos lados se sentía el espíritu de la revuelta en forma de bandera "estelada". La bandera de la república catalana. La bandera de una nación en construcción que parece autoafirmarse en cada rincón del país. Que parece querer romper sus lazos con España. Que quiere saltar por la borda de esa vieja galera a la deriva que hace aguas por todos lados. Al grito de sálvese quien pueda. Luego, en la casa de mi madre, vi por la televisión a Artur Mas, President de la Generalitat de Catalunya y a Pere Navarro, cabecilla del Partit dels Socialistes de Catalunya. Un partido en avanzado proceso de descomposición.Y que ha elegido a un idiota como jefe de filas. También vi por televisión al Secretari d'Organització de CDC, Josep Rull, y a David Fernández de la CUP y a Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana de Catalunya. Y a Pilar Rahola (de segundo apellido Martínez) "chafardeando" en los programas de cotilleos y variedades. Más marujil y tetacaída que nunca. A todos ellos, excepto a Mas y Rahola, los conozco personalmente. Con David pinté pancartas a favor del movimiento okupa de Terrassa. Y también en solidaridad con varios militantes de la izquierda independentista terrassense, amigos míos, que habían sido secuestrados por orden del ex-juez Baltasar Garzón. Acusados injustamente de colaborar con ETA. Ya por entonces el futuro dirigente de la CUP calzaba las mugrosas sandalias que exhibió en la comparecencia parlamentaria de Rodrigo Rato, ex-Presidente de Bankia y ex-Director del FMI (un auténtico gánster, en eso le doy toda la razón a David). Con Oriol Junqueras, el "Junqui", me unió una amistad de varios años y colaboré en alguno de sus proyectos editoriales. Todavía recuerdo aquellos viajes que hacíamos en su pequeño utilitario (un Peugeot si mal no recuerdo) desde el campus de Bellaterra a Terrassa. Donde vivía su por entonces novia. Una chica muy simpática. Historiadora como él. El primer viaje a Riga me lo financié gracias a la pasta que me soltó Oriol por un artículo que le escribí sobre el movimiento socialista en el siglo XIX. Casi mil euros que me metí en el bolsillo por un trabajo que no lo valía. No sé dónde apareció publicado ese artículo. Creo que lo publicó en alguna revista científica. O en algún manual de historia para la ESO. No sé. La verdad es que nunca le preguntaba a Oriol qué hacía con el material que le entregaba. Supongo que algo haría con él. A Josep Rull, también nacido y criado Terrassa (aunque afincado en la cercana Matadepera, la población con más ricos por metro cuadrado de toda Catalunya), lo conozco desde hace muchos años y, aunque antagonistas en el terreno político, siempre hemos mantenido una relación cordial y distante.  A Pere Navarro, por entonces concejal de "Joventut y Participació Ciutadana" del Ayuntamiento de Terrassa y delfín del sátrapa Manel Royes i Vila, quien ocupaba la alcaldía de la ciudad y presidía la Diputació de Barcelona, tuve la desgracia de tener que tratarlo en demasiadas ocasiones.Y hasta acabamos en los juzgados cruzándonos denuncias y demandas varias que acabaron en agua de borrajas. En fin, cuando vi todos esos rostros conocidos en el televisor que tiene mi madre instalado en el comedor de su casa, me di cuenta que, en el fondo, las cosas no han cambiado demasiado en el pantano catalán. Y que la independencia, de lograrse, será una independencia lampedusiana. Donde algo cambiará para que todo siga igual. Todavía recuerdo aquella reunión informal que mantuvimos Oriol Junqueras, Josep Rull y yo mismo en la Nova Jazz Cava de Terrassa. Y en la que hablamos, entre copa y copa, del por entonces concejal Pere Navarro. Con el "Blue Train" de John Coltrane sonando en el fondo. Oriol y Josep parecían mantener una relación muy fluida pues ambos habían sido dirigentes de la FNEC, la Federación Nacionalista de Estudiantes en la órbita de Convergència Democràtica de Catalunya. Por entonces Oriol no militaba en ningún partido político. Se dedicaba a hacer carrera en la universidad y hacía "bolos" en varios shows de radio y de televisión. Oriol es un entertainer natural, dotado de una enorme vis cómica que sabe administrar sabiamente ante su audiencia. Siempre me ha recordado un poco, salvando las distancias, al gran Miguel Gila que en gloria esté. Podría haber triunfado como monologuista si no se hubiera dedicado a la docencia o a la política. Para mí siempre era un placer escucharlo. Josep, en cambio, siempre ha sido un insider en el pantano catalán.Toda su vida la ha dedicado a "trabajar de político". Y al servicio del país, claro.  Josep es miembro de una bona família que prosperó  en lo tiempos de Alfonso XIII. Gente de "seny" que supo prosperar a la sombra de la dictadura franquista. Y que siguió prosperando en los años de la democracia. Josep y su familia seguro que encuentran buen acomodo en la futura Catalunya independiente. Y sin duda seguirán prosperando bajo el nuevo régimen que parece que se avecina. Si es que la consulta del 9 de noviembre llega a llevarse a cabo. Y siempre que la España más negra y reaccionaria no se conjure para aplastar la rebelión catalana y saque los tanques y la cabra de la Legión a la calle. Que todo puede ser. Me gustaría saber qué harían tipos como Rull o Mas si las cosas se ponen realmente feas allá abajo. No veo a Rull defendiendo la libertad de Catalunya con el fusil en la mano. Parapetándose detrás de un caballo muerto en alguna bocacalle de Les Rambles. Ni creo que Artur Mas tenga agallas para emular a Allende en el Palacio de la Moneda. Dudo que su patriotismo dé para tanto.

A finales de agosto, después de mi estancia en Barcelona, viajé  hasta la ciudad ucraniana de Odesa, la joya del Mar Negro. Gracias a un proyecto financiado por la generosa Unión Europea. Que se gasta una pasta gansa en programas culturales, educativos o de movilidad con el objetivo, apenas disimulado, de promover el europeísmo y la idiocia "democrática" en los países fronterizos del Este de Europa y en el Cáucaso. Programas que buscan crear una masa crítica de clones adoctrinados que, en el largo plazo, impulsen las necesarias reformas "democráticas" que allanen el camino a la anexión de esos territorios a la Unión Europea. Colonizar las mentes para después colonizar el país. Sin pegar un tiro. Esa es la estrategia de la Unión. Que como todo imperio necesita expandirse para sobrevivir. En fin, me raspé diez días allá, a la orilla de Mar Negro, bebiendo cerveza Obolon, bailando con las niñas y tumbado a la bartola gracias a los impuestos del sufrido contribuyente europeo. Y también hice un poco de wind-surf ayudado por una instructora rusa. Una Afrodita rubia enfundada en un traje de neopreno que le marcaba las nalgas y las tetas de lo lindo.  Diez días en un resort cercano al pueblo de Koblevo. En una playa muy frecuentada durante el verano por turistas locales. Diez días que me supieron a poco. Por Halloween nuevamente me planté en Ucrania. Esta vez me di un garbeo por Lviv, Lvov, Leópolis o como quiera que se llame la bendita capital de la Galicia ucraniana. Corrí allá tras las faldas de una fémina de muy buen ver que conocí en Odesa. Mi enésimo amour fou. Una ninfa pelirroja de la minoría polaca y de confesión greco católica. Y con la que acabé bailando la rumba como todo un campeón. Allá en las calles de Lviv casi que presencié el origen del “Euromaidan". Ese exótico movimiento "pro-europeo", financiado por la hidra occidental, que busca literalmente derribar con bulldozers y armas de fabricación casera al legítimo gobierno del presidente Yanukovich. Por no bajarse los pantalones ante los eurócratas de Bruselas. Un movimiento, el Euromaidan, que tiene su plaza fuerte en Lviv. Ciudad donde campa a sus anchas la extrema derecha del partido Svoboda y donde no es infrecuente ver por sus calles las marchas de nacionalistas ucranianos, henchidos de patriotismo tronado, enarbolando banderas rojo y negras de la UPA (el Ejército Insurgente Ucraniano, responsable de crímenes de guerra durante la Segunda Guerra Mundial) y emblemas de la 14 División de Granaderos SS Galizische. Cuerpo de voluntarios ucranianos que llegó a combatir del lado de los ocupantes nazis durante la Gran Guerra. En estas marchas los neofascistas ucranianos suelen exhibir con orgullo fotografías y afiches del criminal de guerra Stepan Bandera, líder de la UPA, y responsable de la limpieza étnica llevada a cabo en la región de Volinia y del este de la Galicia ucraniana entre 1943 y 1944. Sobre todo ello prometo volver a escribir pronto pues creo que he recuperado mi gusto por bloguear. Desde luego en todo este tiempo he ido acumulando un montón de experiencias personales. Algunas interesantes. Otras no tanto. Durante estos meses he sido un poco como una ficha del juego de la oca. De revuelta en revuelta y tiro porque me toca.

Releo con cierta desgana el post que escribiera desde Estambul. En medio de la revuelta popular contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Una revuelta que acabó siendo aplastada de forma contundente por el aparato represivo del estado turco. Con un montón de heridos y algunos muertos de por medio. La plaza de Taksim fue desalojada "manu militari" y ocupada por la policía antidisturbios. Eso ocurrió pocos días después de que yo tomase el vuelo de vuelta a Lituania. En mi post anterior subí un video que yo mismo grabé en el centro de la plaza Taksim. Rodeado de manifestantes antigubernamentales. Y con el rostro cubierto por una máscara de “Anonymus”. Despotricando contra el gobierno de Erdogan y, ya de paso, contra la Unión Europea. Cuyos generosos fondos financiaban mi viaje. Desde entonces llevo el espíritu de Taksim en algún rinconcito de mi corazón. Un espíritu que sin duda permanece vivo en las calles de Estambul, de Ankara y de las populosas ciudades de la costa jónica turca. Taksim está presente en las luchas populares que se desarrollan actualmente en Turquía contra el gobierno islamista “moderado” del AKP, el Partido de la Justicia y el Desarrollo. Un partido que, recordémoslo aquí, es miembro “observador” del Partido Popular Europeo. Y que profesa su mismo credo neoliberal en el terreno económico y “atlantista” en la arena internacional. El gobierno de Erdogan está directamente implicado en la guerra sucia contra Siria. Y desarrolla operaciones terroristas dirigidas a asesinar a líderes kurdos en el extranjero. Y ha impulsado una serie de reformas legislativas de marcado carácter autoritario tendentes a fortalecer la posición de la religión musulmana en la sociedad turca. La revuelta del pasado verano es un síntoma del enorme descontento que existe entre amplios sectores de la población turca por las políticas desarrolladas por el gobierno conservador de Erdogan. Taksim no es el final sino el origen de un movimiento democrático de largo recorrido que puede cambiar dramáticamente el panorama político de Turquía. De la república que fundara Ataturk recogiendo los escombros del Imperio Otomano. 

Historia de la fotografía: La fotografía que subo a este post la hice yo mismo en Odesa. Con una cámara Canon EOS que me prestó una amiga. Una cámara de las buenas. La foto la tomé en un puente cercano a la zona portuaria de la ciudad. En Ucrania, como en Lituania, la parejas que se casan suelen acudir a algún puente significativo. O quizás a algún parque importante. Un parque con alguna baranda bonita.Los candados se cuelgan ahí. En las barandas de los puentes o de los parques. En los candados se suele grabar la fecha del enlace nupcial y las siglas o nombres completos de los esposos. Es una tradición muy extendida en los países del Este de Europa. El candado simboliza el amor duradero e inquebrantable. No sé que ocurrirá con el candado si la pareja se divorcia. Lo que es muy frecuente en países como Lituania. Con una de las tasas de divorcios más altas del mundo. Alguien me contó la historia de una pareja que tuvo que llamar a un cerrajero para abrir el candado. Porque, claro está, lanzaron la llave al río. Los cónyuges acabaron por odiarse tanto que en lo único que estuvieron de acuerdo fue en destruir aquel maldito candado. Los gastos del candado corrieron a cargo del marido, claro. Los gastos del cerrajero los pagaron a partes iguales. Es lo que ocurre cuando el amor termina mal.

Estadísticas de las Cartas desde el Este

9 jun. 2013

Saludos desde Taksim square, Estambul.

La estación del funicular de Taksim square.
LLEVO una semana en Turquía. Y mañana tomo el vuelo de vuelta a Kaunas. Llegué aquí a través de un programa europeo que favorece la movilidad del profesorado universitario. Y el viaje me ha salido gratis, claro. Todo pagado con los impuestos del sufrido contribuyente europeo. Desde el lunes 3 al jueves 6 de junio estuve en Trabzon, la antigua Trebisonda, en la costa del Mar Negro. A pocos kilómetros de la frontera con Georgia. Acogido por la Universidad Tecnológica del Mar Negro. Una universidad moderna que cuenta con unas instalaciones fantásticas. Con un campus que dispone de hoteles, mezquita y hasta de una playa privada. Trabzon es una ciudad antiquísima. Fundada en el siglo séptimo antes de nuestra era por griegos de Mileto. Y he tenido la gran fortuna de pasearme por entre sus calles. Y he bebido un montón de té y ayran con profesores de la Facultad de Pedagogía. Que me hicieron de guías. Aunque, para decir la verdad, lo que he bebido más ha sido Sprite. Porque el té no me gusta tomarlo para comer. Y el ayran, una especie de kefir aguado y agrio, elaborado con leche de oveja, tampoco acaba de gustarme como bebida que acompañe a la comida. Leche blanca y platos especiados y llenos de color. Me parece una combinación extraña. Aunque claro, a los turcos les parece algo normal. Pues el ayran forma parte de su cultura. En Turquía es muy difícil encontrar cerveza o vino. Sólo en algunos restaurantes y "lokantas" los sirven. Y los precios son simplemente abusivos. Comprar una cerveza local en un supermercado cuesta alrededor de 4 liras. Más o menos un euro y medio al cambio. Y tomarla en un bar o restaurante cuesta entre 8 y 15 liras. O sea que uno se puede gastar perfectamente 5 euros en tomarse una cerveza local. Que casi siempre será de la marca "Efes". Una cerveza pilsen muy parecida en sabor a la "San Miguel" española. En fin, una mierda de cerveza. Que te sale por un ojo de la cara. Así que llevo siete días bebiendo Sprite. Porque ya digo que encontrar locales que sirvan cerveza en Turquía es casi una tarea imposible. En Turquía, sin embargo, he descubierto la fantástica comida local. Y no me refiero a la que sirven en los restaurantes para turistillas. Sino a la comida que come la gente normal y sencilla. Los bocadillos de pescado asado a la plancha. Rellenos de verduras y aderezados con especias y limón. Y que están para chuparse los dedos. Bocadillos que cuestan entre 5 y 6 liras. Para beber nada mejor que un vaso de zumo de naranja. Un zumo elaborado con naranjas recién exprimidas. Y que se puede adquirir casi en cualquier sitio. Pues Estambul está lleno de vendedores ambulantes de zumo de naranja. Que arrastran sus carritos cargados de naranjas frescas. Y que exprimen delante mismo del cliente. A una lira el vaso. Mi viaje a Turquía ha coincidido con la revuelta popular contra el gobierno del autocrático Recep Tayyip Erdogan. Una revuelta que algunos comentaristas han bautizado ya como "primavera turca". La revuelta popular se inició en Estambul. Cuando un grupo de ecologistas y militantes de la izquierda turca ocuparon la plaza de Taksim. Para protestar contra los planes del primer ministro Erdogan. Que quiere destruir un pequeño parque aledaño a la plaza, el parque Gezi, y construir sobre el terreno un mega-mall comercial y una mezquita. La protesta fue duramente reprimida por la policía turca. Y pronto se extendió a todo al país. Dejando hasta el momento cuatro muertos y cientos de heridos y detenidos por las fuerzas represivas al servicio del régimen islamista "moderado" del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP de sus siglas en turco), y que lidera el primer ministro Erdogan. Un tipo con bigote y con cara de pocos amigos. Con cara de malo.  Un político sumamente arrogante. Que se ha dedicado todo este tiempo a insultar y amenazar a los manifestantes. Acusándolos de terroristas y antidemocráticos. Las distintas televisiones turcas han emitido constantemente imágenes de la plaza Taksim. Algunos canales de televisión son descaradamente progubernamentales. E intentan dar una imagen muy negativa de los manifestantes, emitiendo un sinfín de imágenes de coches ardiendo, ataques a comercios y oficinas bancarias con cócteles molotov, y de manifestantes portando la fotografía del archienemigo de Turquía, Abdullah Ocalan, líder del ilegalizado Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK). Organización política que sin duda se encuentra también presente en la protesta de la plaza Taksim. Yo me alojo en un hotel cercano a la torre Gálata. Desde mi hotel a la plaza Taksim hay unos 20 minutos a pie. El servicio de tranvía que une la torre Gálata con la célebre plaza está suspendido como consecuencia de las protestas. De todas maneras no tenía pensado tomar el tranvía porque a mi me gusta patearme las calles. En el trayecto me encontré un montón de pintadas. Y de cristales rotos. También me crucé con un grupo de unos doscientos manifestantes que enarbolaban banderas del PKK y fotos de Ocalan y de otros mártires de la resistencia kurda. En las cercanías a la plaza había un montón de vendedores ambulantes. Miembros de ese numeroso ejército de ciudadanos que, a pesar del tan cacareado "milagro económico turco" no han conseguido salir de la economía informal. Gente que subsiste vendiendo panochas de maíz asadas, agua fría, cerezas, pescado frito o zumo de naranja. O todo tipo de cachibaches y souvenirs para turistas. El souvenir más popular, según me contó un vendedor, era la máscara cyber-punk de "Anonymous", que se vendía a 5 liras (2 euros) la pieza. Un precio un tanto abusivo para un simple trozo de plástico pintado con una goma elástica. También se vendían muy bien las mascarillas antigás que utilizan los manifestantes de Taksim para defenderse de los gases lacrimógenos que les lanza la policía turca. Después de pensarlo por un rato, decidí comprarme una máscara de "Anonymous" porque la mascarilla antigás no me cubre el rostro. Y además hace tiempo que no me enfrento a la policía. No le lanzo una piedra a un "madero" desde los tiempos de la facultad. De eso hace ya bastantes años. Ahora soy un hombre de bien. Que intenta seguir al rebaño. Un tipo que se dedica a viajar gratis y a vivir un poco del cuento. Gracias a vuestros impuestos. Y al sudor de vuestra frente. Os dejo con el video que grabé yo mismo en la plaza Taksim. Centro de la revuelta turca. Y bueno, el próximo post lo escribo en Kaunas. Y este lo dejo así, tal como está, sin pulir. Que quiero aprovechar el tiempo que me queda en Estambul para patearme la ciudad. Y hoy quiero tomar un barco y hacer un tour por el Bósforo. Y hartarme de pescado fresco asado a la parrilla. Y seguro que tomaré alguna que otra cervecita. Que ya tengo localizado yo el sitio donde la venden a buen precio. Una cervecita a la salud de todos los que pierden el tiempo leyendo mis cartas y mis historietas.

PS: Aquí os dejo con un video que tomé yo mismo con la camarita de mi lap-top el pasado sábado 8 de junio. Cuando se celebraba una mega-manifestación que se inició en la plaza Taksim y recorrió Istiklai Caddesi (algo así como el Paseo de Gracia en Barcelona, una vía peatonal repleta de comercios de lujo y oficinas bancarias) hasta la célebre torre Gálata. En pleno centro histórico de Estambul. Me puse la máscara de Anonymous porque me hacía ilusión la chiquillada. Y también porque soy muy feo y no quiero espantar a las niñas que me leen y me escriben. Algunas para insultarme. Otras para que las lleve al cine.






Estadísticas de las Cartas desde el Este

20 abr. 2013

Desde Bielorusia con amor

Lenin preside una de las plazas más importantes de Grodno.
ESCRIBO estas breves notas desde Grodno, Bielorusia o Belarús o como quiera que se llame este bendito país. Las escribo al vuelo, sin pensar demasiado. Aprovecho la superconexión a internet que tienen en este hotel en el que me hospedo. El hotel "Slavia" de Grodno. Que se encuentra ubicado no muy lejos del centro de la ciudad. Llevo aquí unos días invitado por la Universidad Estatal Yanka Kupala de Grodno. Que tiene fama de ser una universidad innovadora y puntera aquí en Bielorusia. Y que tiene el nombre del gran poeta bieloruso Yanka Kupala. El jueves tomé un autobús desde Kaunas a Druskininkai, la ciudad balnerario de Lituania. Que se llena a rebosar en verano sobre todo de turistas venidos principalmente de la antigua Unión Soviética. En busca de sus aguas salutíferas. Druskininkai pide a gritos una renovación de la estación de autobuses. Que literalmente se está cayendo a pedazos de vieja. No puede ser que un "resort" donde va a veranear la gente rica del Este de Europa no tenga una estación de autobuses en condiciones. Con unos lavabos llenos de roña y donde hasta mear da asco. En la estación de Druskininkai por cosas de la vida hay una tienda de ropa usada. Y una tienda de neumáticos. Pero no hay una cafetería donde sentarse a esperar el autobús. Pues bien, cruzar de Druskininkai a Bielurusia ha sido toda una odisea. Siete controles de pasaporte metido en un autobús bieloruso del año de la catapún. Los conductores de camiones lo tienen aún peor. Pues deben permanecer en la cola de los camiones días o incluso semanas. Esperando que les toque el turno.  Este año un camionero murió de frío en la frontera. Mientras esperaba en la cola con su camión. Afortunadamente yo iba en un autobús de línea regular. Es la manera más sencilla de cruzar la frontera sin demasiados problemas. Ir con coche particular es casi una locura. Sobre todo si eres occidental y no hablas ruso. Porque te la van a meter bien metida por todos lados. A mi me hicieron bajar del autobús porque no tenía el seguro médico en regla. Y un policía que no hablaba inglés me llevó a una garita donde tuve que soltar diez litas (dos euros y medio al cambio). Luego resulta que el coste de ese seguro es de dos euros tan solo. Y por tanto la diferencia supongo que irá para el bote de los malcarados guardias fronterizos bielorusos. Y lo divertido del tema es que yo sí me hice el seguro médico para viajar a Bielorusia. Pero se lo quedaron en el consulado que ese país tiene abierto en Vilnius. Porque es imposible obtener el visado si no se presenta el seguro médico.  Aquí me he encontrado un compatriota murciano. Un licenciado en óptica que, por cosas de la crisis,  trabaja en un chiringuito de playa. Un buen tipo con el que he hecho buenas migas y que viene al seminario internacional como participante. A él le cobraron cinco euros por cruzar la frontera desde Polonia. Y también le pasó lo mismo que a mi. Que el consulado bieloruso de París (donde se gestionan los visados para los españoles que tienen la mala fortuna de vivir en España) se quedó con la póliza del seguro. Y entonces al querer cruzar la frontera le aplicaron el mismo procedimiento. Lo bajaron del autobús y lo metieron en una garita. Y le vendieron un seguro de dos euros por cinco euros. El resto "pal" bote de los guardas fronterizos. Claro. Al murciano lo han metido en un Youth Hostel. Compartiendo habitación con un grupo numeroso de polacos y turcos. Yo vengo aquí como "profe" de project management. Y bueno, mi hotel está bien. Aunque el "breakfast" que te ponen es muy pero que muy bieloruso. Se trata de un hotel de tres estrellas. Pero sin derecho a elegir lo que quieres desayunar. Te comes lo que te ponen. Y si no te gusta te aguantas. Subo una foto que tomé ayer del camarada Vladimir. Que se encuentra vivito y coleando en una de las plazas principales de Grodno. Hoy me dispongo a  oganizar un taller de habilidades directivas en project management. Lo haré en un edificio situado en la calle Lenin. Cerca de la avenida del Proletariado. Joder, cómo mola!!!  Prometo subir otro post sobre mi experiencia en Grodno muy pronto. Aunque tal vez lo haga ya desde Kaunas. Porque hoy por la noche habrá fiesta loca en un club y la verdad es que no creo que me encuentre en buenas condiciones para escribir nada mañana. El próximo post lo escribiré desde mi espartano pero confortable apartamento de Kaunas. Con la nevera bien repleta de comida y cerveza. Aquí, debo decir, que los establecimientos comerciales tienen muy poca variedad de productos. Y están medio vacíos. La mayoría de productos que ofrecen son de origen ruso o bieloruso. Ayer al volver a mi habitación me pasé por un supermercado que hay en la zona. Acabé comprando una lata de sardinas, una bolsa de kefir y un pan mazacote e insípido que casi no se podía comer.  Y dos de las cinco bananas que había en el establecimiento. También compré una botella de cerveza bielorusa. Que  no estaba mal del todo. Pagué por todo ello unos 40.000 rublos bielorusos. Alrededor de cuatro euros al cambio.  Grodno es una ciudad simplemente magnífica. Una ciudad que los lituanos llaman Gardinas y que, según dicen ellos, había pertenecido al Gran Ducado de Lituania. Una ciudad tan grande como Kaunas y apenas explorada por el turista occidental. Y que tiene  un montón de niñas guapas que gustan de vestir de forma extremada. Un poco al estilo de las muñecas de los dibujos "manga". Con medias que le llegan hasta la mitad del muslo, minifaldas ajustadas y zapatos de tacón. En tiempos de la URSS había una fluida comunicación entre Vilnius, Kaunas y Grodno. Ahora, debido a la integración de Lituania en el Imperio del Bien, hay un anillo de policías de por medio. El denominado "último dictador de Europa" protege las fronteras de su país contra la más que probable invasión de  occidentales. Que  seguro que se vendrían para aquí con los ojos cerrados. Para meterla en caliente y fardarle al personal. Apestándolo todo con su arrogante presencia y sus aires de grandeza. Es lo que ocurriría si Lukashenko bajara la guardia y aliviara los trámites  burocráticos y aduaneros. Ojalá Dios le conserve la salud por muchos años. Mejor una nacionalista autoritario como él que un vasallo vendepatrias y chupaculos del Imperio del Bien. Ese criminal, homogeinizador y totalitario infierno que eufemísticamente se denomina "Occidente". La lobotomía democrática y multicultural de la que he podido escapar por unos días.


Estadísticas de las Cartas desde el Este

31 mar. 2013

Las tetas de Angela Merkel



Angela Merkel y dos ninfas comunistas en tiempos de la RDA.

SUBO hoy una fotografía que acabo de ver en facebook. Se trata nada más y nada menos que de  la canciller alemana Angela Merkel en sus tiempos mozos. Soltera y en edad de merecer. Acompañada de dos teutonas de muy buen ver. Todas ellas militantes de la Juventud Libre Alemana (FDJ, del alemán Freie Deutsche Jugend), la poderosa organización juvenil comunista de la RDA.  La foto fue tomada en algún "resort"  a orillas del mar Báltico. En los viejos y dorados tiempos de la República Democrática Alemana. Cuando el generoso estado social-paternalista de la Alemania oriental garantizaba la educación, la vivienda, el trabajo y el ocio a todos sus ciudadanos. En la foto, la joven Angela Dorothea Kasner ( su apellido de soltera) parece que se lo pasa de putísima madre con sus dos amiguitas. En la fotografía se puede apreciar que la futura canciller llevaba el pelo muy corto. También se había arreglado un poco el "conejito". La Srta. Angela Dorothea era por entonces una risueña militante comunista aficionada al nudismo integral. Actividad que practicaba, como se aprecia en la fotografía, sin ningún tipo de pudor. Con naturalidad y candor juvenil. En la RDA y en el bloque socialista no existía la pornografía ni el concepto de pecado. El nudismo era practicado, por lo que me han contado mis amistades aquí en Lituania, por mucha gente del otro lado del telón de acero. Era una actividad promocionada por el Estado. Como las matemáticas, los campamentos de verano, el folleteo, la música y el deporte. Una actividad higiénica para la mente, el espíritu y  el cuerpo. Una actividad barata e igualitaria. Y que transforma a quienes la practican en iguales. El nudismo desexualiza al ser humano y desmercantiliza el sexo. Y sin duda perjudica a la mujer. La afea. Una mujer sin zapatos de tacón ni medias ni potingues pierde gran parte de su encanto. El nudismo es antisexy. Y eso las féminas lo saben muy bien. Por eso muy pocas mujeres lo practican.  Se trata de una foto curiosa la que he encontrado hoy por azar. Merkel no es que fuera una sílfide precisamente. Pero tenía un revolcón en un momento dado. Como diría Charly, mi amigo ecuatoriano, a "ésta sí se la prestaría un rato". Charly es un auténtico filósofo metafísico de la mujer. Vive aquí mismo, en Kaunas. Se casó con una niña de aquí que se  cameló previamente por internet. Se casó con ella simplemente para tener los papeles en regla. Y para tener acceso al mercado cárnico lituano. Que para él es como la promesa bíblica del paraíso hecha realidad. El paraíso caído del cielo. Con centenares de "viejas" a su disposición. Aunque debo decir que sus gustos no coindicen con los míos. Pues él casi que le tira a todo. Y yo tengo ciertos estándares de calidad. Y además no tengo esposa a la que engañar. Ni tampoco tengo hijos pequeños que mantener como tiene él. No sé si esta foto de la joven Angela en pelotas la habrá visto nuestro pazguato y cenutrio Presidente, don Mariano Rajoy. Creo que Mariano debería echarle un vistazo. Así seguro que podría enfrentarse en mejores condiciones a la canciller de hierro en sus próximas negociaciones presupuestarias. A don Mariano le gusta fumar puros. Pues eso. Que se fume uno mientras se mira la foto. En plan Bill Clinton.  Seguro que así se le sube un poco la autoestima. Que se le nota que la tiene últimamente muy por los suelos. De hecho esta foto la deberían ver todos los españoles. Todos los griegos, italianos, chipriotas, portugueses. Todas las víctimas de las políticas "ultra" de la canciller de hierro. Seguro que a muchos de esos ciudadanos, maltratados, apaleados, deshauciados, despedidos, desempleados, suicidados por la políticas "de austeridad" impuestas por la canciller alemana se les subiría un poco la autoestima mirando esta foto de la joven Merkel comunista y en pelota picada. Yo creo que la fotografía se podría imprimir en gran formato. Y podría ser utilizada en las manifestaciones populares o en las tácticas de escrache contra la Sra. Merkel y contra todos aquellos sujetos que aplican o de alguna manera son cómplices de las devastadoras políticas de la canciller de hierro. No sé qué marca de cuchillas utilizaría la joven Angela Dorothea para depilarse el vello púbico. Creo que en la RDA no se comercializaban las cuchillas Guillette. No sé. Tal vez por ese motivo la señorita Angela se pasó al bando opuesto. Y se hizo demócrata-cristiana y conservadora. Porque no encontraba cuchillas Guillette en las tiendas estatales socialistas. Lo que tengo claro es que la Merkel estaba mejor cuando se apedillaba Kasner y era una jovial comunista que le gustaba airear las tetas y el potorro. Seguro que por entonces era mucho mejor persona que ahora. El tiempo y el poder han hecho estragos en ella. Ya no ríe como hacía cuando era una despreocupada joven comunista nudista. Y dudo que le siga dando a la Guillette. Seguro que por las noches, cuando está sola y desnuda frente al espejo, se le salta la lagrimilla. Recordando los buenos y lejanos tiempos de su lozanía. Cuando los chicos le decían cosas bonitas a la oreja. Y no la insultaban como hacen ahora. Allá en los campamentos de verano que organizaban sus camaradas de la Juventud Libre Alemana. Estoy convencido de que la Sra. Merkel tiene su corazoncito. Y es en el fondo una "Ostálgica" del copón bendito. Como lo son muchos de sus compatriotas. Aunque nunca se atreverá a reconocerlo en púbico. Digo en púBLIco. Perdóneseme la errata del todo inintencionada. Cualquier tiempo pasado fue mejor que decía el poeta  Jorge Manrique. O el cantante Joaquín Sabina. Que ahora mismo no recuerdo bien.

PS: He estado curioseando en la página web de la Juventud Libre Alemana (FDJ). Una organización que todavía sigue viva y activa. A través de este enlace puede accederse a una declaración contraria a la reciente concesión del Premio Nobel de la Paz a la Unión Europea. La FDJ analiza el papel que Alemania tiene en la actual crisis económica. Como bien pone de manifiesto la FDJ en su declaración, el imperialismo alemán ha provocado dos guerras mundiales en el siglo XX. Devastando por dos veces el viejo continente. Alemania, tras 67 años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, todavía no ha firmado ningún tratado de paz. Ni ha reconocido sus crímenes de guerra. Ni compensado a las víctimas. Ni encarcelado a la mayoría de perpetradores de tales crímenes. Después de la anexión ilegal de la RDA (una operación en la que, por cierto, estuvo implicada la misma FDJ, que era una organización llena de "trepas" y de personajes codiciosos y sin ideología, como la propia Merkel) el imperialismo alemán no tardó ni diez años en volver a su vieja ambición de garantizarse una salida al mar mediterráneo. Financiando a organizaciones criminales en Yugoslavia y bombardeando Serbia. La tercera vez en menos de un siglo. Y el imperialismo alemán es quien dicta e impone las políticas de austeridad que sufren sobre todo las clases populares y el sector productivo de los países periféricos meridionales. En beneficio exclusivamente de los intereses del complejo industrial-financiero alemán.  En su manifiesto la FDJ nos recuerda una sentencia de Lenin que sin duda es premonitoria. " Los Estados Unidos de Europa bajo condiciones capitalistas son un proyecto imposible o reaccionario", eso decía Lenin en 1915. Hace ya casi cien años. Y razón  no le faltaba al viejo Vladimir.

Estadísticas de las Cartas desde el Este

6 mar. 2013

Los sueños llegan y se van como la lluvia



Chavez abrazado a la imagen de Jess. El primer socialista de la historia.

HOY ha muerto Hugo Chávez Frías. El coronel Chávez. Presidente de  la República Bolivariana de Venezuela y defensor de la causa de los pobres en el mundo. Una persona a la que siempre he admirado. La noticia me ha llenado de enorme pesar. He seguido las noticias a través del canal de la BBC internacional. Que se ha dedicado a echar mierda sobre la figura del coronel. En palabras de Eduardo Galeano el más extraño dictador que jamás ha existido. Un dictador que ha ganado todas las elecciones a las que se ha presentado. Que no ha matado ni ordenado asesinar a nadie. Como por ejemplo sí ha hecho y hace el premio Nobel de la Paz Barack Obama. El pecado de Chávez fue combatir al imperialismo yankee y a las multinacionales petroleras que operaban en su país. Un tirano terrible que utilizó la riqueza del petróleo para alfabetizar y mejorar las condiciones de vida del pueblo venezolano. Debo confesar que por unos momentos los ojos se me han llenado de lágrimas. Me imagino a Chávez allí en el hospital atado a la máquina que le inyectaba la adriamicina. El "diablo rojo" como se le conoce en la jerga médica a este fármaco. Me imagino a Chávez comido por el cáncer. Vomitando por la boca puro veneno inyectado en las venas. Me imagino a mi mismo hace unos diez años. También como él atado a una máquina que me bombeaba la adriamicina en la sangre. Recuerdo aún el sabor acre que me dejaba la andriamicina en la boca. Y que me hacía vomitar por dos días. Allí metido en la sección de quimioterapeutizados del Hospital General de Terrassa. En Barcelona. Yo también acudí al Redentor. Como hizo el comandante. Porque Cristo es la última esperanza. La esperanza de los desahuciados. De los que ya ni esperanza tienen. Chávez de alguna manera forma parte de mi trayecto vital en estos últimos años. Porque él siempre ha estado ahí. Como una canción que no acaba de irse de tu cabeza. El coronel representaba a la izquierda transformadora y con rostro humano en el mundo. Un líder simple, rudo y canalla como el pueblo del que salió. Chávez era y es pueblo mismo. Y hoy se ha fundido  definitivamente con el pueblo latinoamericano. Es como un sueño que llegó y se fue como la lluvia. Y que como la lluvia siempre vuelve. Fecundando, regenerando, revitalizando la tierra.

Subo un video que he encontrado hoy. Y del que he tomado el título de este post. Un video donde el comandante habla de su vida. De su infancia. De sus padres.  Y de cómo acabó liderando la revolución popular en Venezuela. Hoy el mundo amaneció un poco más triste e injusto porque se murió un hombre bueno y honrado. Descanse en paz comandante Chávez. Hasta la victoria siempre.



Estadísticas de las Cartas desde el Este